CICLO COMPLETO DE MASTERCLASS

Historia del Monoteísmo

Impartido por: Prof. Irving Gatell

10 MasterClass

3 horas

Clases Exclusivas

Con certificado de participación.

Presentación

El monoteísmo es mucho más que sólo creer en una divinidad, o que rechazar las burdas supersticiones de las religiones politeístas antiguas. 

El monoteísmo tiene que ver con nuestra propia percepción de la realidad y, por lo tanto, está profundamente relacionado con la filosofía y la ciencia. 

Los grandes avances que hemos logrado como humanidad no son aleatorios ni arbitrarios, sino consecuencia natural de todo lo que hemos aprendido a lo largo de miles de años de evolución intelectual. Este curso está diseñado para explicar los aspectos en los que el monoteísmo ha sido la piedra angular de esa evolución.

A lo largo de diez clases, el alumno entenderá el modo en el que el monoteísmo tuvo su propia evolución, desde sus expresiones más rudimentarias hasta sus posibilidades más sofisticadas, así como el papel que dicho proceso particular tuvo en un proceso general que no es otro sino la construcción de lo que somos como seres humanos. 

Temario

1ª MASTERCLASS: Desde el mito hasta el monoteísmo​

Primera parte: Politeísmo y mitología como experiencia humana.

Segunda parte: Dios, el orden y el caos en el libro del Génesis.

Descripción: Para entender qué es el monoteísmo, es indispensable comprender el origen y el rol social que, desde la Revolución del Neolítico, tuvieron los mitos y el politeísmo. ¿Por qué los seres humanos de esas épocas crearon relatos tan fantasiosos y creativos, pero a su vez ficticios e inexactos? ¿Por qué todos esos relatos estuvieron obligadamente vinculados a una visión fragmentada y jerárquica de la divinidad, cuya manifestación más concreta fueron los complejos —y a veces brutales— cultos politeístas de la antigüedad?

Todas estas preguntas se contestan en la primera parte de la clase, para luego dar paso a un análisis del Primer Relato de la Creación, donde podemos ver directamente cómo el monoteísmo judío se rebeló contra esa visión del mundo.

Al final de la clase, el alumno tendrá una visión completa de cuáles son las diferencias fundamentales entre el politeísmo y el monoteísmo, especialmente en lo que se refiere al modo en que ha evolucionado nuestra percepción de la realidad.

Primera parte: El héroe

Segunda parte: La destrucción de los dioses solares en el texto bíblico (Sansón, primogénitos egipcios)

Descripción: En la fase de madurez del desarrollo de la mitología clásica, el personaje más sobresaliente es el Héroe, y su representación más común es la del sol. En la primera parte de la clase se explicará cómo funciona la lógica intrínseca de los mitos solares, basada puntualmente en la comprensión que los seres humanos antiguos tenían del Sistema Solar.

A partir de estas referencias, en la segunda parte se analizarán rápidamente cuatro pasajes bíblicos en los que esa lógica solar fue cuestionada, destruida e incluso ridiculizada: la muerte de los primogénitos en Egipto, Sansón, la joven que concibe un hijo, y el Hijo del Hombre del libro de Daniel.

El objetivo es que los alumnos, al final de la clase, tengan una idea clara de cómo la ideología monoteísta en el antiguo Israel visualizó y enfrentó su confrontación contra el politeísmo imperante en el antiguo Medio Oriente.

Primera parte: El henoteísmo cananeo

Segunda parte: El y Yavé y la unificación de la realidad en el antiguo Israel

Descripción: El monoteísmo israelita no surgió de la nada. Incluso en la visión más dogmática y tradicionalista que podría apelar a que la conciencia monoteísta israelita fue resultado de una “revelación”, el texto bíblico nos ha dejado todos los vestigios necesarios para comprender que el pueblo israelita sólo se volvieron plenamente monoteístas después de un largo proceso —más de mil años— en el que tuvieron que competir con otras visiones del cosmos, especialmente el típico politeísmo mesopotámico, pero también el henoteísmo cananeo.

En la primera parte de la clase se explicará cómo el henoteísmo cananeo es, sin duda, el punto de partida que permitió a los israelitas posteriores desarrollar sus ideas monoteístas.

En la segunda parte veremos cómo ese henoteísmo fue la clave para que el monoteísmo judío posterior al exilio babilónico no fuera una simplona postura exclusivista que se resumiera en “este sí es Dios, este no”, sino un notable esfuerzo inclusivo por entender que todos los atributos que podían ser entendidos como “divinos” (incluso los masculinos y femeninos) sólo tenían coherencia si se aplicaban en una sola deidad.

Al final de la clase, los alumnos deberán comprender cómo es que este proceso generó la posibilidad de ver la naturaleza como un todo integrado y dependiente de una sola ley, idea que siglos más tarde resultó fundamental para la aparición y desarrollo del razonamiento científico.

Primera parte: Yavé y Asera

Segunda parte: La reforma de Josías

Descripción: ¿Cómo se desarrolló el monoteísmo israelita? En esta clase se hará un sucinto repaso desde sus posibles orígenes en lo que podría llamarse la Era Patriarcal hebrea, hasta su consolidación final en la etapa post-exílica en la que se consolidó el judaísmo como una religión notablemente homogeneizada (con diferencias importantes en otros temas, pero con el monoteísmo como rasgo común distintivo de todas las sectas judías).

La primera parte se enfocará en la compleja relación entre las deidades Yavé y Asera, básica para comprender cómo se transitó del henoteísmo cananeo al monoteísmo primitivo israelita; y en la segunda parte se analizará cómo las reformas iniciadas por Josías unos pocos años antes de la invasión babilónica, luego completadas por los escribas de la Escuela Deuteronomista y los sacerdotes que reconstruyeron el Templo al amparo del poderío persa, lograron la consolidación de lo que ya podemos definir como el monoteísmo judío.

Al final de la clase, el alumno tendrá una visión panorámica del desarrollo de todo este proceso.

Primera parte: La crisis del exilio en Babilonia

Segunda parte: El Dios Único que trasciende a las naciones

Descripción: El exilio en Babilonia representó una crisis mayúscula para el pensamiento religioso israelita: ¿Por qué, si ellos eran el Pueblo Elegido, habían sido entregados en manos de sus enemigos? Para ese tiempo, las prácticas henoteístas todavía estaban profundamente arraigadas en el pueblo de Israel. 

La experiencia del exilio obligó a estos judíos a llevar sus reflexiones a un extremo que, en otras circunstancias, habría sido impensable. Pero hubo otro factor que también influyó de modo determinante: la invención de la diáspora. 

El hecho de que muchos judíos no aceptaran regresar a Judea pese al permiso dado por Ciro, provocó que apareciera la primera comunidad verdaderamente diaspórica de la Historia. En esas épocas, la religión era un fenómeno nacional que no existía como práctica o dinámica personal optativa.

Desvincular al Dios de Israel del territorio de Judea para convertirlo en “el Dios de los judíos” (independientemente en qué lugar estuviesen viviendo) significó la posibilidad de llevar el concepto de monoteísmo a un nuevo nivel, porque Dios dejó de ser visto como algo o alguien vinculado a un lugar, pasando a tener una trascendencia total.

Eso, por consecuencia, marcó la derrota definitiva del henoteísmo. En la primera parte se explicarán todas las consecuencias políticas, sociales y religiosas que implicó el exilio en Babilonia.

Y en la segunda, se explicará cómo el Judaísmo entró en una sorprendente etapa creativa tras el regreso del exilio, en la que no sólo se llegó a la plena madurez del monoteísmo (tanto como idea religiosa, como dinámica social), sino que además comenzó la recopilación de libros que, unos siglos más tarde, se convirtió en el libro más famoso de toda la Historia: la Biblia.

Primera parte: La invasión helenística

Segunda parte: Dualismo contra Monismo

Descripción: En el año 332 AEC, Alejandro Magno conquistó Fenicia y con ello Judea entró en la órbita del mundo helenístico. Aunque la relación entre Alejandro y sus sucesores con los judíos fue cordial, a la larga se detonó el choque de ideas, creencias y paradigmas más fuerte e importante de la Historia. La civilización occidental es hija directa de dicha tensión ideológica. ¿En qué estaban pensando los griegos cuando su cultura entró en pleno contacto con el mundo judío?

En la primera parte analizaremos las implicaciones del choque de estos dos mundos tan disímiles y antagónicos; luego, en la segunda parte nos centraremos en el conflicto generado por las visiones dualistas y monistas de la realidad.

Al finalizar la clase, el alumno tendrá una mejor comprensión de cómo los monismos aristotélico y judío (por separado) influyeron para el desarrollo de una percepción integrada de la realidad, y cuál fue la marginal pero interesante influencia del dualismo platónico en las ideas judías de la época.

Primera parte: El monoteísmo filosófico en la antigua Grecia

Segunda parte: El monoteísmo de Filón de Alejandría

Descripción: La filosofía griega fue la primera gran rebelión intelectual en contra del razonamiento mitológico, que logró consolidarse en diversas escuelas cuya continuidad no se ha perdido hasta el día de hoy. Una de las características más interesantes de este modo tan singular de analizar y discutir la naturaleza y al ser humano fue que muchos de sus principales exponentes desarrollaron un depurado y elegante monoteísmo filosófico. Por supuesto, eran conceptos de élite; es decir, sólo los comprendían y defendían unos pocos brillantes intelectuales.

En esta clase, el alumno comprenderá los rasgos —diferencias y similitudes— entre ese monoteísmo filosófico griego que funcionaba como ideología de élites intelectuales, y el monoteísmo cultural israelita y judío, que terminó por imponerse como la creencia de todo un pueblo. Para ello, contrastaremos las ideas de cuatro filósofos griegos (Anaximandro de Mileto, Pitágoras, Parménides y Platón) con las de Filón de Alejandría, admirado de todos los anteriores pero profundo convencido de que la Torá era el culmen de la filosofía, y que sin proponérselo sentó las bases para el desarrollo del monoteísmo occidental durante los siguientes dos mil años.

Primera parte: Similitudes entre el monoteísmo mistérico y Qumrán

Segunda parte: El monoteísmo saduceo y fariseo

Descripción: Durante la segunda mitad del último milenio AEC, los ambientes helénicos y helenistas fueron el territorio fértil para el desarrollo de las sectas iniciáticas que, eventualmente, llegaron a su máximo punto de evolución como sectas mistéricas. Al interior de las mismas se desarrollaron los conceptos filosóficos y religiosos más complejos, sofisticados y elegantes del mundo antiguo, y el monoteísmo jugó un papel fundamental en los más importantes.

En la primera clase exploraremos las ideas propias de la religiosidad mistérica y, sobre todo, el impacto que estas tuvieron en la secta judía de Qumrán, acaso el grupo judío que más cerca estuvo de convertirse en una secta mistérica e iniciática. Como contraparte, en la segunda hora revisaremos las ideas propias de saduceos y, sobre todo, fariseos, que fueron de las que eventualmente más se nutrió el sistema rabínico.

Primera parte: El monoteísmo cristiano

Segunda parte: El monoteísmo rabínico

Descripción: El monoteísmo empezó a expandirse por el mundo hace dos mil años, y ello fue debido a dos razones: la primera, que una religión proselitista por vocación se adhirió al monoteísmo judío —aunque dándole su propia perspectiva— y se lanzó a buscar adeptos por todos lados; la segunda, que el pueblo judío —sin vocación proselitista— extendió su exilio hacia todo el mundo conocido.

Para esta clase habrá que regresar a Filón de Alejandría, que provocó una situación tan paradójica como interesante: en su momento, Filón se separó de la filosofía griega para plantear su propia visión arraigada del todo al judaísmo. Al hacerlo, construyó una propuesta fácilmente digerible para el cristianismo que, de uno u otro modo, trataba de asimilar el monoteísmo judío. El resultado fue que luego los teólogos cristianos desarrollaron su propia visión e interpretación de Filón, y de ese modo surgió un sorprendente y singular monoteísmo dualista, de fuerte perfil neo-platónico.

Ambas partes de esta clase ayudarán al alumno a entender cómo judaísmo rabínico y cristianismo se nutrieron —a veces más, a veces menos— de las fuentes judías y de la filosofía griega, para desarrollar sus muy particulares ideas respecto al monoteísmo.

Primera parte: El Dios de Spinoza
Segunda parte: Repensar, hoy, el monoteísmo
Descripción: Hablar de monoteísmo no es sólo hablar de una creencia, de un posicionamiento
teológico, o de una idea meramente doctrinal. El monoteísmo está íntimamente ligado a nuestra percepción de la realidad. ¿Cómo impacto la evolución del monoteísmo en el desarrollo de nuestros paradigmas sociales, filosóficos, y hasta económicos y políticos?
Partiendo de las aportaciones filosóficas de Baruj Spinoza, en esta clase los alumnos entenderán la importancia que el monoteísmo ha tenido para el desarrollo de las ideas de democracia y ciencia. Para
concluir esta clase y el ciclo entero, se hará una reflexión sobre los retos que enfrenta el mundo actual, y cuáles son las aportaciones prácticas que podemos tomar desde la experiencia universal que ha sido la aparición, consolidación y evolución del monoteísmo.

Ponente

Prof. Irving Gatell

Nace en 1970 en la Ciudad de México y realiza estudios profesionales en Música y Teología.

Su desempeño profesional se ha enfocado a la didáctica, tanto en música como en Historia de la
Religión.

Fue profesor para el Instituto Nacional de
Bellas Artes durante catorce años, y desde 2012
colabora con la Orquesta Sinfónica Nacional dando
charlas didácticas antes de los conciertos dominicales.

Adquirir la MasterClass

Elige ese curso para asistir a todas las MasterClass y acceder a todos los beneficios.

 DE USD120
a USD70
  • Acceso a todas las MasterClass.
  • Acceso a las grabaciones por 1 año.
  • Certificado de participación.
  • Acceso a los materiales complementarios.

Canales Oficiales

Siguenos para enterarte de todas las novedades

×